domingo, 10 de abril de 2011

26º-1976: PRIMER ESPECIAL DE TV-

En septiembre de 1975, debido a la aparición de la anorexia nerviosa el peso de Karen había bajado a sólo 40 Kilos. Estaba agotada y esto como hemos dicho la obligó a guardar dos meses de descanso para recuperarse. Ese mismo mes, Richard viajó a Tokio y Londres para dar unas conferencias de prensa en las que explicó que su hermana estaba exhausta, y que los Tours por Japón y el Reino Unido (que ya tenían todas las entradas y reservas vendidas) tenían que ser aplazados hasta el año siguiente. Un golpe monstruoso a los aficionados, a los promotores implicados, y a la compañía A & M Records. Esto también les dolió mucho a Richard y a Karen, ya que ambos se plantearon desde un principio cumplir con los compromisos pero, dadas las condiciones en las que se encontraba ella, en realidad no tuvieron otra alternativa.  

Aunque Karen hubiese estado en perfecto estado de salud, el calendario de giras creado por los managers y representantes para 1975 no era realista, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que el tiempo de grabación para un nuevo álbum se tenía que programar para que rondase en torno a un año, y luego había que dejar a los hermanos algún período razonable de descanso de tanto viaje. Richard mantenía algo que pensaba que era obvio, que Los Carpinteros eran ante todo un grupo cuyo potencial estaba en sus grabaciones de discos, y que todos sus éxitos musicales se derivaban principalmente de esos registros. De manera que en 1974 se habían previsto muchos viajes y muchas presentaciones en directo y no habían reservado tiempo suficiente para grabar un nuevo álbum, no disponían de este tiempo, para disgusto de la compañía de discos, que pensaba que tras él tremendo éxito de "Now and Then" y "The Singles 1969-1973", de haberse grabado por entonces otro trabajo, se habría vendido masivamente. Pero con Horizon se resarcirían de esto dos años más tarde. Es evidente que había llegado el momento para un cambio en la gestión, y a principios de 1976, es precisamente lo que ocurrió. Para entonces los hermanos estaban trabajando en su séptimo álbum de estudio, Comenzaron con una versión de una canción de Herman's Hermits: There's a Kind of Hush (All over the world), que llega al número 12 en las listas de Pop Es una melodía pegadiza y demostró que Los Carpenters eran muy capaces de grabar una canción de pop clásico y hacerla suya.

El siguiente single fue I NEED TO BE IN LOVE, y sólo llegó al nº 25 en las listas. Esta fue la primera vez que Los Carpinteros no alcanzaron el top 20. Era una canción conmovedora sobre el amor, y las ganas de estar enamorado. Karen deja su sello personal en la canción con su voz y la emoción que le pone. Unido a la mágica asociación entre Richard Carpenter y el letrista John Bettis a la hora de componer el tema, junto a Albert Hammond. Se realizó un vídeo de esta canción y en una secuencia se ve a María Rudolf (actualmente la esposa de Richard) que hace una aparición en el mismo.

El siguiente single fue GOOFUS, cuando se publicó llegó al puesto número 56 de las listas de éxitos. Con esta canción se romperá la racha de canciones de los carpinteros entrando en el Top 40 de las listas.

Su siguiente álbum A Kind Of Hush, publicado el 11 de junio de 1976, alcanzó la categoría de oro, pero, se convirtió en el primer álbum de Los Carpinteros que no llegó a ser disco de platino certificado desde Ticket To Ride siete años antes. Sus lanzamientos individuales (Singles) en 1976 fueron un éxito, pero por aquellos días las Radios estaban empezando a dirigir su atención a otros estilos musicales, lo que en última instancia, hizo que las carreras de los grupos más suaves y melódicos, como los Carpenters se resintieran. Karen y Richard también viajan por fin a Inglaterra y Japón para realizar sus aplazadas giras de conciertos. Una vez allí, Karen graba el vídeo de su canción There's a Kind of Hush (All over the world), Con Richard y su banda. Aparecería en la película de 1985, AYER UNA VEZ MÁS.


The Carpenters en 1976.

A medida que el álbum estaba siendo grabado, un acuerdo se estaba ultimando, el cual procuraría a Karen y Richard un especial de televisión en horario de máxima audiencia. Un logro que se les venía resistiendo desde aquel capítulo de "Haga su propia clase de música", cinco años antes. Richard y Karen consideraron que unos músicos de su talla deberían tener al menos un especial de televisión. Después de todo artistas desde Barry Manilow hasta Olivia Newton-John habían tenido el suyo.

Su primer especial de TV se retransmitió por la cadena ABC y funcionó muy bien. John Denver y Víctor Borge son los invitados. Karen hace algunos dúos con John Denver, y es evidente que hay química entre ellos. Richard y John realizan un sketch humorístico. Karen, vestida con una gabardina de piel color Rosa, interpreta la hermosa balada titulada I CAN DREAM, CAN'T I. Karen también canta algunos de sus éxitos clásicos en 2 medleys. Es un especial agradable con muchas risas, Richard en una carrera de coches, con Olivia Newton-John haciendo una aparición improvisada para ayudar a Richard a celebrar su victoria. Karen también canta unas versiones magníficas de Superstar y Rainy Days and Mondays. Su solo de batería es un punto culminante del Show. Tras el éxito de este especial de televisión, más especiales se ofrecen en el futuro. Para 1980 Karen y Richard habían realizado cinco especiales de este tipo para la cadena ABC. Richard no era tan aficionado a estos como Karen, que era claramente la estrella, pero disfrutaron de la experiencia de hacerlos. Él siente que, sin dejar de ser aceptables para el espectador medio, los especiales, deben hacer hincapié en la voz extraordinaria de Karen, en lugar de incluir sketches cómicos y tantas risas enlatadas. Richard cree firmemente que una de las razones por las que Karen hoy en día es relativamente subestimada como una gran cantante, se debe a la imagen dulce y plácida promulgada por el sello discográfico, la gestión, y su firma de relaciones públicas por igual. Algo contra lo que estaba luchando con poco éxito a lo largo de su carrera. Richard cree que los especiales, bien ejecutados y con éxito, aunque lo tuvieran, no sirvieron de nada para cambiar esa imagen. El primer especial de televisión de The Carpenters se emite el 8 de diciembre de 1976 y es un gran éxito alcanzando el puesto Nº 6 en las calificaciones Neilson (semanales, de programas de TV). En diciembre de 1976 The Carpenters se presentan con 21 discos de oro durante su visita a Londres. Con A KIND OF HUSH entregado a la discográfica para su publicación en junio de 1976, llegó el momento para que Karen y Richard se embarcasen en la primera de las giras pospuestas en 1975. Esta vez en Japón, donde se realizaron 21 conciertos en un período de 27 días en los meses de marzo y abril. La gira fue un éxito rotundo, y los hermanos junto con todos los implicados regresaron a casa para un merecido descanso. Estaban cansados, pero felices de que todo hubiese salido tan bien.

Después de terminar la gira de verano en EE.UU. y realizar el primer especial de televisión los días 1 y 2 de octubre de 1976, The Carpenters viajaron a Europa para realizar la segunda gira pospuesta. Este segundo Tour fue otro rotundo éxito que culminó con una presentación sin precedentes en el Palladium de Londres, donde un álbum "Live At The London Palladium" fue grabado y mezclado por Karen y Richard en los Air Studios. El disco contiene grabaciones a partir de la tercera noche de actuaciones. Salió a la venta pocos días después del regreso de The Carpenters a casa.

Durante esta gira se hace cada vez más evidente para el propio Richard y para las personas de su entorno, que el uso de una píldora para dormir que llevaba tomando esporádicamente desde finales de 1971 ya no era esporádico, sino habitual. El medicamento, Quaalude, le había sido prescrito por el médico de familia. Este afirmaba que la píldora era segura y eficaz. Richard nunca había oído hablar de estas píldoras, que eran usadas por gente un poco más joven que él en las fiestas que organizaban. Richard pronto descubrió que un efecto secundario de estas era la euforia. Para él, que nunca había fumado en la escuela secundaria ni en la universidad, ni había tenido su estado de ánimo alterado por algo más que una cerveza, fue una experiencia dura con la que tuvo bastante, afirma. Pero todo parecía ir bien en los primeros años, cuando tomaba las píldoras en cantidades limitadas. Sólo antes de acostarse, y disfrutaba de la liberación y de la euforia tras haber tenido unos días muy difíciles. El problema era que nada es para siempre y a medida que pasaban los años fue desarrollando una tolerancia a este medicamento y acabó necesitando consumirlo cada vez más. A finales de 1976, se convirtió este asunto en un grave problema para él, y sabía que en poco tiempo iba a tener que hacerle frente.


video


video


video

THE CARPENTERS FIRST TELEVISION SPECIAL,
OCTUBRE DE 1976.

A este especial de televisión pertenece este dueto realizado junto al gran John Denver.

video

A continuación, Richard Carpenter y Victor Borge interpretan al piano la Rapsodia húngara n.º 2 del compositor Franz Liszt.

video










Con todo mi amor: Ignacio.

2 comentarios:

  1. Nacho: que trabajo haces con tu blog cuánta información, si siempre tenés esta dedicación, no me extraña aque hayas salido airoso del examen!
    Un abrazo!

    PD: me he bajado unas canciones de los Carpenters (ya sabes con algun programa de esos) y lo he compartido con mi hija ...y le gustó!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Perla!. ¿qué me dices? ¿le gustaron las canciones a tu hija? ¡me encanta esa noticia!.
    Si al final voy a conseguir que los adolescentes empiecen a escuchar a los Carpenters. Son mis ídolos desde que tenía 8 años, y a ellos principalmente va dedicado este blog. Y también a tí. Te tengo que confesar una cosa: Quiero viajar a tu país. Ahorraré dinero y me iré para allá en las primeras vacaciones que tenga. Seguro que acabo comiéndome uno de tus guisos. Tienes que ser una chef, de las mejores del mundo, yo no lo dudo. ¡ja ja ja! Gracias. Me hace muy feliz que te esté gustando el blog, de verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar