viernes, 18 de noviembre de 2016

225º-Estilo e influencias musicales-



Una música que podríamos definir como "ligero y relajado pop de fácil consumo para audiencias maduras". Consiguió llegar a una gran cantidad de público gracias a sus lustrosas melodías, los esmerados arreglos de Richard y la cristalina vocalidad de Karen.
Maltratados por la crítica en su tiempo debido a una presunta “ñoñería comercial”, sus aseadas y tranquilas composiciones junto a sus refinadas versiones fueron reivindicadas en los 90 por gente tan alejada de su sonoridad como The Cranberries, Redd Kross, Sheryl Crow, Sonic Youth, Matthew Sweet, Four Non Blondes o Babes in Toyland, algunos de los participantes en el disco tributo “If I were a carpenter” (1994). La historia de los Carpenters como grupo se retrotrae a comienzos de los años 60, cuando Richard y Karen comenzaron a flirtear con algunos instrumentos, en especial Richard, que se inició en la instrucción de piano y actuaba con algunos grupos locales de jazz, mientras que Karen intentaba aprender a golpear la batería.
En 1963 se trasladaron de su ciudad natal, New Haven (Connecticut), hasta Downey, en California. Allí Karen tuvo la oportunidad de grabar una canción llamada “I’ll be yours”. En la grabación de este tema participó junto a Karen y Richard, Wes Jacobs, un músico que tanto tocaba el bajo como la tuba. Jacobs congenió bien con los hermanos Carpenter y formaron el Richard Carpenter Trio, un combo dedicado principalmente a recuperar los sonidos jazz, música amada por Richard.
Entre 1967 y 1968, Spectrum haría presentaciones en el circuito de clubes y salas del Sunset Strip de Los Angeles, entre ellos el mítico Whisky a Go Godonde antes alcanzaran fama grandes bandas como The Byrds y The Doors. 
Las canciones y arreglos de Richard Carpenter tenían aceptación entre el público angelino y que el estilo propuesto más adelante por Carpenters no desentonó con el afán de virtuosismo de sus contemporáneos; el problema era con las casas de discos, que lo consideraban un estilo demasiado sofisticado para ser comercial.
Decidieron dejar a un lado el jazz y se dejaron influenciar por la música y los ritmos de grupos como “The Beach Boys” y “The Mamma’s and the Pappa’s”, encontrando su zona de confort, en armonías más poperas. Fue entonces que uno de los dueños de la disquera A&M Records, Herb Alpert, escuchó la voz de Karen y le llamó mucho la atención, tanto así que decidió contratarlos en 1969grabaron “Offering” (1969), un primer Lp que no alcanzaría demasiada repercusión y en el cual ya incorporaban su endencia al soft-rock y al pop simple y apacible. Además de sus composiciones propias (generalmente firmadas por Richard y Bettis, que siguió con la pareja como autor) presentaban versiones de los Beatles (“Ticket to ride”) y Buffalo Springfield (“Nowadays clancy can’t even sing”).`
Tan sólo basta con revivir el festival de Woodstock en el 69 para darnos cuenta que los Carpenters no encajan en lo absoluto con artistas como Janis Joplin, Carlos Santana, Neil Young o el legendario Jimmy Hendrix. El rock estaba en su auge y las canciones melosas y romanticonas, no resonaban por ningún lado. Artistas, músicos, productores y ejecutivos de la música en dicha época, mencionan que el hecho de que te gustaran los Carpenters y lo dijeras abiertamente, te hacía de inmediato un conservador teto. Los Carpenters eran políticamente correctos y ello les ganó el desprecio de mucha gente de su edad. Obviamente eran exitosos, porque vendían discos, agotaban entradas a sus conciertos, etc. pero la mayoría de sus fans, eran fans de clóset. Tan simple como eso. Eran los últimos años de la Guerra de Vietnam y no era posible que simpatizaras con una canción como “For all we know”, por ejemplo. Además, uno de los hechos que le añadió más leña al fuego, fue cuando Nixon los invitó a presentarse en una cena de la Casa Blanca en el 72 y ellos accedieron. El desprecio a los hermanos no fue total, ni para siempre, ni mucho menos afectó sus carreras a nivel nacional e internacional, pero sí los dejaron debajo de la lupa por mucho tiempo.
En recientes años, artistas tan diversos como Madonna, K. D. Lang, Shania Twain, entre otros, han citado a Karen como una influencia musical en sus carreras. If I were a Carpenter (‘si yo fuese un Carpenter’), es un disco tributo realizado por varias bandas que grabaron versiones de los Carpenters en homenaje a los hermanos. Esta canción también fue intrerpretada a principios de los años 60's por Bobby Darin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada